Ser productor musical - 10 consejos - FL Studio Español

Tras el artista, núcleo fundamental de cualquier proyecto musical, posiblemente la figura más importante sea la del productor musical.

La producción musical es, en consecuencia, todo un complejo proceso, en el cual la persona que ocupa este lugar preeminente consigue convertir una idea en realidad. Los conocimientos de un productor musical, además de lo estrictamente artístico, dando unidad al trabajo discográfico y ayudando al artista a encontrar el secreto del buscado éxito, se extiende a sublimar la calidad musical del producto final, así como otras funciones más relacionadas con temas económicos relacionados con el proceso logístico de todo proyecto.

La formación académica de un productor musical, por lo tanto, es sumamente importante, y conscientes de ello hemos diseñado el ¨Aprenda teoria musical - Tutorial FL Studio Español¨, para que los profesionales surgidos del mismo se puedan desenvolver en el competitivo mercado musical con solvencia y profesionalidad.

Pero, ¿qué directrices debe seguir todo productor musical? Aquí lanzamos algunas ideas que pueden ser determinantes para alcanzar el objetivo del éxito:
Ampliar el espectro musical: es muy probable que, al principio, solo queramos desarrollar proyectos afines al estilo musical que mejor represente nuestros gustos e intereses. Pero nada más lejos de la realidad, un buen productor musical debe estar abierto a nuevos estilos musicales, a todo tipo de tendencias. Ya sea rock, pop, electrónica o clásica, cuanto más estilos de música escuche, entienda y domine un productor musical más trabajos podrá enfrentar con garantías, y más influencias podrá incluir en los mismos.
No temer incluir sonidos innovadores en los proyectos: es decir, no caer siempre en las típicas fórmulas manidas que, aun sirviendo de trampolín para otros artistas o proyectos, no garantizan que vaya a funcionar en el nuestro. Debemos empaparnos de las últimas tendencias en otros países, sin miedo a incluir aquellas innovaciones que nos parezcan interesantes.
Escoger e implicar en el proyecto a los mejores profesionales y equipo: lo que implica intentar contar con los mejores músicos, arreglistas e instrumentos que el presupuesto del proyecto o los contactos que tengamos permitan.
Confiar en la calidad y los aportes de los músicos: está claro que el productor musicaltiene una idea clara del proyecto, su sonido y el resultado que quiere obtener, pero sin acotar o ser cortapisa para el talento y las ideas que los músicos pueden sugerir u ofrecer.
Adecuar la producción del proyecto a lo estrictamente necesario: un productor musicaldebe tener la visión económica de gestionar los recursos, en la mayoría de los casos muy limitados, de la manera más eficaz y eficiente posible, buscando los medios necesarios que se requieren en cada momento, teniendo en cuenta, por ejemplo, la necesidad de un determinado estudio en función del número de artistas o el equipo necesario para conseguir un determinado sonido final en función del estilo musical.
Seleccionar el mejor estudio y técnico de sonido: normalmente, el coste de los mismos es proporcional a la calidad ulterior que podamos obtener, por lo que será una elección capital para nuestro proyecto, teniendo no solo en cuenta la calidad, sino la idoneidad de los mismos para un estilo musical determinado, así como su experiencia en el mismo.
Proteger a los artistas: el estrés, los obstáculos, los contratiempos y la ansiedad que puede originar el trabajo a un productor musical no debe afectar a los artistas implicados en el proyecto, ya que si lo hace, solo puede afectar negativamente a su rendimiento, aquejando finalmente al resultado final. Uno de los cometidos del productor musical es, sin duda, abstraer a los artistas de los problemas que surjan en el proceso, para que su única preocupación sea dar lo mejor de ellos en el proyecto.
Escuchar y tener en cuenta la opinión y los intereses de las personas que financian el proyecto: muchas veces, guiados por los gustos e intereses simplemente, o por otros criterios profesionales o artísticos, nos podemos alejar de las directrices marcadas por las personas que financian el proyecto. Su opinión es tan importante en tanto en cuanto el productor musicalestá gastando sus recursos económicos, siendo su voz y su opinión de máxima importancia, aun cuando desde nuestro criterio no sea la mejor opción.
No implicarse en un proyecto que no se cree: ya sea por la viabilidad del mismo, por no poder asegurar su calidad, o por el simple hecho de que el productor musical no cree en el mismo, no debemos aceptar cualquier proyecto, ya que esta situación quedará reflejada en el resultado final del mismo.
Ser valiente y atrevido a la hora de escoger un proyecto: puede ser que lo que se ofrece a un productor musical muchas veces esté fuera de sus objetivos, intereses o expectativas, pero… ¿quién dijo miedo? 

Si un proyecto es viable, ilusionante o interesante, deberemos ir a por él a pesar de su lejanía musical o prejuicios iniciales.


..:: Facebook ::..
..:: Descargas ::..
..:: Radio ::..
..:: Foro ::..

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...