COMPRESORES DE SONIDO

Un compresor es un aparato que reduce la dinámica de la señal de entrada. Así, a la salida, 
los niveles instantáneos de la señal serán menores de lo que eran a la entrada, pero no 
todos en la misma medida, sino que los niveles más altos sufrirán una atenuación mayor 
que los niveles bajos. Por eso se dice que trabaja sobre la dinámica.
Dinámica de la señal de entrada (izda.) y salida (dcha.) en un compresor



En la figura superior se muestra la dinámica de una señal (niveles máximos, no forma de
onda) antes y después de pasar por un compresor con una relación de compresión 2:1 y
umbral en 0 dB. Por debajo de 0 dB la forma de la dinámica no ha sido alterada.
La relación de compresión (ratio), establece la proporción de cambio entre los niveles de
entrada y los de salida. La relación de compresión es variable, dependiendo del compresor,
entre 1:1 (uno a uno, no hay compresión) a 20:1 (veinte a uno, muy fuerte compresión). Si
el ratio está fijado en 2:1, significa que por cada dos dB que aumente el nivel de la señal, a
la salida sólo aumentará uno. Estos son necesarios para ajustar el margen dinámico de la
señal al margen dinámico del canal; así, señales con márgenes dinámicos mayores que el de
una cinta, han podido ser grabados y producidos. Una fuerte compresión, por encima de
4:1 crea un sonido artificial y monótono.
El umbral de compresión (threshold) ajusta el nivel en dB por encima del cual se aplicará
compresión. El tiempo de ataque (attack) es el tiempo que pasa hasta que el compresor
reacciona y empieza a comprimir. El rango del tiempo de ataque suele estar entre 0.25 y 10
ms. según el uso que se le de puede realzar o empobrecer el sonido. El tiempo de relajación
(release) ajusta el tiempo que tardará el compresor en dejar de comprimir la señal; este valor puede variar de 50ms. a varios segundos. También suelen incorporar un control de codo (knee) que selecciona cómo es la transición entre la zona procesada y la no procesada; esta puede ser suave (soft) o exacta (hard).
Gráfica de las relaciones entrada - salida con distintas compresiones. 
La gráfica superior sirve para entender cómo trabaja un compresor. Para todas las 
relaciones de compresión de la gráfica, el umbral se ha situado en -10 dB. Conociendo el 
nivel de entrada y siguiendo las líneas, se obtiene el nivel de salida. Si por ejemplo la 
compresión está fijada en 2:1 (línea verde) y el nivel de entrada es de +10dB, la salida, 
siguiendo la gráfica será de 0 dB. Por debajo del umbral, no hay compresión (1:1) y la señal 
sale con el mismo nivel con el que entra. La gráfica corresponde al modo en codo hard, si 
fuese soft, en lugar de un ángulo en el umbral, habría una curva. 
No existe una norma de cómo situar los controles par un óptimo resultado, por eso lo 
mejor es hacer múltiples pruebas para ir determinando cómo quedan mejor ajustados los 
parámetros. Por ejemplo: un tiempo de relajación corto combinado con una baja relación 
de compresión hace parecer a la señal más sonora de lo que es.
Un compresor es útil en muchas ocasiones. Por ejemplo para mantener constante el nivel 
cuando un artista no mantiene una distancia constante con el micrófono. 
También permiten manejar señales con grandes márgenes dinámicos o niveles de presión 
muy altos como trompetas, bajos, guitarras o percusiones. En mensajes comerciales su usa 
mucho la compresión para incrementar al máximo posible el nivel de salida y llamar la 
atención del publico. 
La última tendencia en procesado de dinámica consiste en procesar la señal por bandas. 
Gracias a la potencia que ofrecen los procesadores DSP, se puede separar la señal 
digitalizada en diferentes bandas y aplicar distintos grados de compresión, expansión u otro 
tipo de procesado a cada una de ellas.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...