AUDICIÓN Y FRECUENCIA DEL SONIDO

El umbral de audición, para la media de los humanos, se fija en 20 µPa (20 micro pascales
= 0.000002 pascales), para frecuencias entre 2KHz y 4KHz. Por encima y por debajo de
estas frecuencias, la presión requerida para excitar el oído es mayor. Esto significa que
nuestro oído no responde igual a todas las frecuencias (tiene una respuesta en frecuencia
desigual). Un tono puro, a la frecuencia de 125 Hz y con 15 dB de nivel, sería
prácticamente inaudible, mientras que si aumentamos la frecuencia, hasta 500 Hz, sin variar
el nivel de presión, se obtendría un tono claramente audible.


Las líneas discontinuas marcan los niveles de presión necesarios a cada frecuencia, para que
el oído detecte (subjetivamente) la misma sonoridad en todas. Esto quiere decir que si
reproducimos un tono de 31.5 Hz a 100 dB (NPS), luego otro de 63 Hz a 90 dB y otro de
125 Hz a 80 dB, el oyente dirá que todos sonaban al mismo volumen.
En 2 KHz el umbral de audición se fija en 0 dB y a 4 KHz es incluso menor de 0 dB, ya
que a 3600 Hz se encuentra la frecuencia de resonancia del oído humano.
Por debajo de 2000 Hz y según se va bajando en frecuencia, el oído se vuelve menos
sensible. Los umbrales de audición para frecuencias menores de 2 KHz son: 5 dB a 1 KHz,
7 dB a 500 Hz, 11 dB a 250 Hz, 21 dB a 125 Hz, 35 dB a 63 Hz, 55 dB a 31 Hz. Recuerda
que estos dB's son de nivel de presión sonora (NPS o SPL).
Por encima de los 4 KHz, el oído es menos sensible, pero no tanto como en bajas
frecuencias. Sin embargo, se producen fluctuaciones a frecuencias cercanas, debido a las
perturbaciones que produce la cabeza del oyente en el campo sonoro. Los umbrales de
audición son: 15 dB a 8 KHz y 20 dB a 16 KHz
Todos los receptores de sonido, tienen un comportamiento que varía con la frecuencia. En
el caso del oído humano, sucede lo mismo, ya que se trata el receptor más complicado y
(aunque parezca extraño) más eficiente que existe.
El umbral de audición define la mínima presión requerida para excitar el oído. El límite del
nivel de presión sonora se sitúa generalmente alrededor de 130 dB, coincidiendo con el
umbral del dolor (molestias en el oído). La pérdida de audición de manera súbita, por daños
mecánicos (en el oído medio) se produce a niveles mucho mayores. La exposición
suficientemente prolongada a niveles superiores a 130 dB produce pérdida de audición
permanente y otros daños graves.
En acústica, las frecuencias siempre se tratan de manera logarítmica: representaciones,
gráficas y demás. El motivo principal es que el oído humano interpreta las frecuencias de
manera casi logarítmica. En el eje de frecuencias de cualquier gráfica de las vistas hasta
ahora, las marcas pasan de una frecuencia (p. ej. 1000 Hz) al doble (2000 Hz). La
apreciación subjetiva de un oyente será que hay la misma distancia entre un tono de 200 Hz
y otro de 400, que entre uno de 1000 Hz y otro de 2000 Hz. Sin embargo la "distancia" en

frecuencia en el primer caso es de 200 Hz y en el segundo de 1000 Hz.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...